Reseña del libro: El nombre del mundo es bosque

Nunca me he considerado un seguidor especialmente fiel de la ciencia ficción, aunque si he seguido a ciertos autores que si tienen obras que son así consideradas. Ya que no suelen estar centrados en subgéneros como la distopía, la ciencia ficción/fantasía, la sátira o ciencia ficción a pie de calle, alejada de los grandes sabios, niños superdotados o personajes muy capacitados. Y está última es una ciencia ficción donde Ursula  K Le Guin se maneja con firmeza.

Si Jack Vance es un gran creador de una conjunto de pueblos de creencias exóticas e interesantes. Ursula K. Le Guin consigue siendo menos exhuberantes en número , si que cada una de estas civilizaciones con sus cercanías a la humana y sus extremos frente a ella, sean creibles y traspiren vida. Tratando más la existencia individual de cada pueblo con cada una de sus costumbres extrañas pero llenas de sentidos y muy adaptadas al mundo en el que viven.

Además de incorporar elementos de crítica social, ecología y feminismo dentro de sus libros y gracias a su calidad, no encontró el ostracismo que si sufrieron otros autores por sus ideas políticas o su procedencia (Es más, fue una gran defensora de la ciencia ficción rusa) Hay que tener en cuenta que por aquel entonces los rusos eran cuanto menos tratados como personajes ambivalentes o malos en los diferentes libros de ciencia ficción.

Particularmente la encuentro entre los mejores autores de ciencia ficción en general y es por eso que quiero hablar de uno de sus libros menos conocidos. Por lo que empiezo a reseñar…

1_nAXIHdvA49_epWsqKMdENA

Una vez más me encuentro rebuscando en los libros de segunda mano para encontrar particulares joyas de la ciencia ficción (que junto al terror y la fantasía parecen más predispuestos a ser olvidados). En este caso, nos encontramos con un libro del…

Pero hablemos del contenido que es lo que nos interesa. El libro nos ofrece una visión especialmente dura de la condición humana. Temas como el maltrato al medio ambiente, la colonización o la misoginia feroz son tocados a fondo durante el trascurso de la novela. Curiosamente recuerda a cierta película con pitufos gigantes (y creo fervientemente que más allá de Bailando con lobos, esta novela fue un soporte para la película).

Su estilo cambia según el personaje que está en ese momento describiendo la acción. Especialmente la primera parte donde un humano especialmente retrogrado comenta lo que se encuentra en este particular mundo. Cuando cambia de sujeto nos encontramos que tanto el estilo se acopla a la personalidad del nuevo persona según va cambiando durante la obra.

Como de costumbre, Ursula K. Le Guin tiene cierta particularidad en la descripción de sus especies alienígenas o culturas exóticas, centrándose en sus características mentales y sociales frente a otras más materiales. En este caso frente a la cultura materialista y misógina de los humanos que han formado una colonia (muy pequeña, eso sí) en el planeta Nueva Tahití, nos encontramos una cultura neolítica muy parecida a la de los aborígenes australianos, que no comprenden el trabajo y que viven en abundacia en su mundo bosque,  eso si de carácter pacifista por su creencia del tiempo sueño y su relación entre ellos en este particular sueño lúcido.

Por supuesto, la llegada de los humanos es el principio del fin de esta particular cultura degenerando a algo peor. Los humanos utilizan a los athstianos (de forma peyorativa les llaman crichis), unos humanoides peludos de color verde cercanos al metro de altura como mano de obra esclava (“voluntaria” según los colonos), su vida apenas es considerada (muchos mueren por exceso de trabajo o son asesinados por los humanos). Pero algo cambia cuando uno de los crichis después de ver como su pareja es violada y asesinada ante sus ojos por el antagonista de la obra, el capitán Davidson (Nota del lector: un montón de mierda demasiado realista me temo, la parte que narra en primera persona puede ponerte de muy mala leche, advierto.), lo ataca.  Tras ser defendido por Raj Lyubov, un antropólogo que fue traído por la confederación para conocer como eran las costumbres de los aborígenes (aunque por supuesto, hacen la vista gorda ante las tropelías de los colonos al recibir preciada madera de los bosques de este mundo. Tan exhuberantes como frágiles, ya que talar cierta parte de árboles provoca que el resto de los árboles muera).

El protagonista crichi, Selver, pronto aprenderá las costumbres humanas, provocando una revuelta que cambiará el status quo entre los crichis (que aprenderán conceptos nocivos de la cultura humana) y los colonos que descubrirán que una tecnología superior puede ser superada por el número y un conocimiento del terreno.  Ofreciendo un final bastante agrio por las implicaciones del futuro del planeta, solamente por haber sido visitado por una cultura más agresiva y poco comprometida con la naturaleza.

Con esto termina el libro ¿Que me ha parecido?

Frente a otros libros de esta particular escritora, lo tengo como menor. Quizás por el estilo bronco de la crítica o que la cultura explicada no es tan sugerente como a la de otros libros en su haber. A pesar de todo es un libro especialmente actual frente a cierto tipo de reacciones relativizando que es la civilización, que es lo importante y que es un ser humano. Si bien no empezaría por este para adentrarse en la interesante obra de esta escritora. Si eres un seguidor, puede leerlo sin miedo, aunque con mucho estomago.

Espero que os haya resultado interesante y recordad que a todos nos une el mundo-sueño.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s